22 de enero de 2009

Arreglar el mundo

Cuando era más joven tenía ganas de comerme el mundo. Nada era imposible para mí.

Con el paso del tiempo caes en que solo eres una simple persona. Un granito de arena entre muchos, y que las cosas cuestan mucho de más de como lo habías imaginado.
Un día encontré la respuesta a todas mi dudas...

"Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba sus días en su laboratorio en busca de respuesta para sus dudas.


Cierto día, su hijo de seis años invadió su santuario, decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado.

Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiera entretenerlo.
De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba.

Con unas tijeras, recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta, se lo entregó a su hijo diciendo:

- Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin la ayuda de nadie.

Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así.

Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente:

- Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo.

Al principio el padre no creyó en el niño. Pensó que sería imposible que, a su edad, hubiera conseguido componer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones, con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba completo.

Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible?¿Cómo el niño había sido capaz?

– Hijito, tu no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste?

– Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, ví que del otro lado estaba la figura del hombre. Así, que dí vuelta a los recortes, y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era.
Cuando conseguí arreglar al hombre, dí vuelta a la hoja y ví que había arreglado al mundo."



Y así fue como encontré la respuesta.
De nada sirve que te apuntes a mil voluntariados sin en tu día a día no respetas ni tu entorno ni las personas que te rodean. Si lo único que haces es cultivar el mal. Si en tu trabajo eres el compañero más odioso, injusto y cruel... Así no se conseguirá.
Para ayudar a los demás debes primero empezar contigo mismo. Sé bueno, cordial, bondadoso, solidario... y así, haciendo el bien o no el mal, conseguiremos cambiar el mundo.



¡Saludos a todos!

29 comentarios:

Fugaz dijo...

Llegamos a la solución de que uno recoge aquello que sembró, y solamente siendo uno mismo, podremos darnos cuenta de cómo nos ven los demás cuando se acercan a nosotros.

No se puede querer arreglar el mundo sin antes arreglar a quienes lo habitan.

Una reflexión genial, me ha encantado esta historia.
Besos!

Liebre dijo...

Totalmente de acuerdo.

Me apunto el cuento.

Un abrazo.

Naia dijo...

Cuanta razón...

victor Rocco dijo...

He vuelto a sembrar líneas que germinaran en los sentidos de quien las lean …bueno eso espero jajaja visítame, grandes saludos para ti.

Isabel dijo...

Un cuento muy válido. Y yo misma me doy cuenta de que encontrar el punto medio, ser como siempre que querido ser, una persona coherente y cabal, y ser también alguien que lime asperezas, que perdone errores, que olvide ofensas, que sonría a pesar de todo... Eso es lo verdaderamente valeroso. Y se cambia el mundo, desde luego que sí. Porque una persona así ES CONTAGIOSA.
Un abrazo, querida amiga.

fire dijo...

impacta esta historia...
asi tal cual es....
nos empeñamos en areglar el mundo...cunado primero hemos de empezar por nosotros...
genial....
un abrazo

Cien gotas de amor dijo...

Me encantó poder volver a leer tus cuentos, todos ellos tan ciertos... muchos besitos,

Laura

deva dijo...

Cuanta razón lleva este cuento , yo he decidido darme una vuelta por mi casa antes de querer arreglar a nadie... con esta ya son tres.a ver si lo consigo.

Un besito y gracias

delaRosa dijo...

Un cuento que viene muy "a cuento" en unos momentos tan confusos en muchos sentidos.
Bello post con lección incluida.

Besines de colores.

A. Garcia dijo...

Uno de los mejores cuentos que he leído.
Bonita página, más aún cuando me encantan este tipo de historias que te hacen reflexionar un rato.

Un abrazo.

Nerina Thomas dijo...

Cuando cambia uno cambia el entorno, no cabe duda.
Sólo hay que comenzar. Es maravilloso el resultado.
un abrazo de oso

Natacha dijo...

Así es cielo... Cada uno, con su pequeña aportación hace que el mar se mueva, que haga olas y se cambien las cosas.
Somos uno, pero hemos de ponernos de acuerdo.
Un beso, mi niña
Natacha.

Indra dijo...

Me ha encantado, que cierto es,pero que dificil cambiar el mundo, Lobo.
Un besote

Me ha gustado tanto, que lo leo otra vez :)

Ivana dijo...

que lindo, es para pensar

Laki dijo...

Vaya... Un post muy comentado!! jeje Me ha gustado mucho el cuento, habra que centrarse en metas cortas, jeje. Un abrazo Lobo!

mia dijo...

Aquí me tienes

llenas las manos de

granos de arena

dispuesta a darte

mi playa entera

si es menester!

Este mundo lo

cambiaremos de

una sola vez!

Besos

lully desnuda dijo...

Sin duda está en manos del ser humano. Algo tan sencillo pero que, en general, no se entiende el porqué de la indiferencia con nosotros mismos para armonizarnos. Una linda reflexión que enriquece la blogosfera.

Un abrazo armonioso para tí y con buena vibra para este 2009!

Diosaoasis dijo...

Muy bonito lo que escribistes me encantó mucho leerlo.
Saluditos.

Lobo Atento dijo...

Bueno gracias a todos por comentar y por pasaros. No tengo mucho tiempo para contestaros a todos, así que solo comento a los que quiero añadir algo.

Fugaz, me gusto mucho tu frase "No se puede querer arreglar el mundo sin antes arreglar a quienes lo habitan"... Una manera de resumir todo mi párrafo y el cuento.

Isabel, yo también creo que esas personas son contagiosas. Debemos de dar ejemplo.

Deva, es bueno arreglarse primero uno... tomate el tiempo que necesites.

"Cada uno, con su pequeña aportación hace que el mar se mueva, que haga olas y se cambien las cosas"... Bonita frase Natatacha.

Laki, si ultimamente recibo muchas visitas, pero supongo que será algo pasajero. Dentro de poco estaremos más en familia, son rachas.

Y a los demás, Liebre, Naia, Victor, Fire, Cien gotas de amor, delaRosa, A.Garcia, Nerina, Indra, Ivana, Mia, Lully y Diosaoasis... un saludo y muchos besos.

Ki dijo...

Lindo blog y relatos, acompañados de el sonido del lobo que asecha sin descanso...

kayako saeki dijo...

Precioso relato ke nos enseña ke el mal habita en nosotr@s mism@s...
Solo keriéndonos podremos kambiar el mundo....
La madre tierra no susurra, nos chilla ke porfavor la eskuchemos ... Solo sabemos konsumir, deambular komo zombies por ésta vida y no reparamos ke la estamos perdiendo a kada segundo, ke se nos va y ke no hacemos mas ke eskupirle y estrangularle....
Ke bonito sería si tuvieramos la konciencia de los animales...

Me enkantó tu blog !!!

Mariposa Azul dijo...

Estupenda reflexion... aveces uno desea cambiar el mundo y no se da cuenta que para hacer eso.. tenemos que empezar por cambiar nosotros mismos.... bonito inicio de semana.. saludos

Naia dijo...

Hola: estoy viendo una peli que se llama "la marca del lobo" y me vino a la mente tu blog jejee.

Besos

° Mirloniger ° dijo...

Yo conocía este sobre "cambiar" el mundo.Lamento que sea un tanto largo. ojalá no este abusando de este espacio. Saludos

Éstas son las palabras de un maestro anciano:

'Cuando era joven, me dolía el corazón por la
violencia e injusticia de este mundo. Quería con
toda mi alma darle un sentido profundo a mi existencia.
Quería que, al morir, mi vida hubiera servido para
marcar una diferencia en este mundo, aunque tuviera
que pagar un precio muy alto para hacerlo.

Por eso mi oración era:

'Señor, dame la fuerza y la sabiduría para que mi
vida contribuya a mejorar la adversa situación de
este mundo.'
Después, siendo un hombre ya maduro, me di cuenta
que no había podido cambiar nada, que el mundo continuaba
igual o peor. Estaba frustrado porque me sentía impotente,
entonces modifiqué mi oración de la siguiente manera:

'Señor, ya que no pude cambiar el mundo, dame la fuerza
y la sabiduría para ayudar a cambiar a mi familia y a
mis cercanos.'

Ahora que soy un anciano, me doy cuenta de lo ingenuo
y arrogante que fui al tratar de cambiar a los demás. En
mi infancia me enseñaron que todos mis problemas eran
culpa de otros, que mi felicidad y mi progreso no dependían
de mí. Cuan equivocados estaban.

Como derroché mi vida fijándome en los errores de
los que me rodean, culpando a los otros de mis problemas,
en vez de enfocarme en reconocer y corregir mis propios
errores, mi oración ahora es:

'Señor, dame la fuerza y la sabiduría para aprender a
ver y a reconocer mis errores, para utilizar mi fuerza
y mi poder personal, para ser cada día alguien que
sabe crecer y elegir la acción constructiva en vez de
la queja.'

Fugaz dijo...

HOla!!! Vengo a decirte que pases por mi blog, he dejado algo para ti, que espero te haga gracia y te guste.

Besos!

Lobo Atento dijo...

Gracias a todos. He estado un poco ausente estos días, pero enseguida me paso para visitaros.

Mirloniger, me gusto mucho tu comentario. No conocía ese cuento y me fáscino. Muchas gracias.

*MARIA**ROSA^^* dijo...

lindo lindo.... pero son pocas las personas que logran ahcer este tipo de cuentos donde una historia simple nos rebela secretos...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Packers and Movers in Pune dijo...

An excellent information provided thanks for all the information i must say great efforts made by you. thanks a lot for all the information you provided.
Packers And Movers Pune

Follow by Email