29 de junio de 2009

El maestro y el alumno

Siento mi tardanza. Como veréis mi blog esta un poco cambiado… mi blog… y mi vida en general. Ni para bien, ni para mal, cambiada.

No tengo mucho tiempo libre, ahora tengo bastantes más responsabilidades y a lo que dedico más tiempo es a 15 locos no tan bajitos.
Ha sido mi primera acampada (la primera como jefa, claro) con algunos de ellos. Ha habido muchas sorpresas para ellos, pero también para mí. Y, por supuesto, muchos momentos de confesiones, lo cual agradezco porque eso significa que confían en mi. Siendo confidente te enteras de muchas cosas, algunas buenas y otras no tan buenas.
Y justo en ese momento de confesiones… para mi sorpresa, salto la bomba.

Nunca os tendríais que haberos enterado de eso, porque son cosas de adultos. Eso tenía que haberse quedado ajeno a vosotros, como tantas otras cosas…

¿Qué podemos hacer? ¿Qué hacemos cuando alguien nos ofende, aposta o sin querer?

Os lo explicaré con este cuento…

Al terminar la clase, ese día de verano, mientras el maestro organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en forma desafiante le dijo:

- Profesor, lo que más me alegra de haber terminado sus clases es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de verle esa cara aburrida.

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado. El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:

- ¿Cuando alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?.

El alumno quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.

- ¡Por supuesto que no!, contestó de nuevo en tono despectivo el muchacho.

- Bueno- prosiguió el profesor. -Cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.

- No entiendo a qué se refiere - dijo el alumno confundido.

- Muy sencillo -replicó el profesor. Tú me estás ofreciendo rabia y desprecio, y, si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo. Y yo, mi amigo, en verdad prefiero obsequiarme mi propia serenidad.

- Muchacho- concluyó el profesor en tono gentil. -Tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa. Yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón, pero de mí sí depende lo que yo cargo en el mío.


Cuando recibimos una ofensa o cuando alguien sin conoceros os ofende, no debéis enfadaros ni sentiros molestos. Pues somos personas libres, somos tan libres que podemos aceptar o no ese regalo que nos ofrecen.

También a mi me han intentado ofender en otras ocasiones, y yo he sido totalmente libre de aceptar la crítica o la ofensa, o dejarla correr y no dar importancia.

Ahora es tu momento, ahora es vuestra oportunidad… y bien, ¿qué decides hacer?


¡Saludos a todos!

16 comentarios:

Lulu... dijo...

Existen muchos maestros que les falta etica, y moral.

A mi todavia me tocó de los que pegaban por no llevar la tarea.

pero a mis hijos el dia q les gritaron fui a con las autoridades.

Bsata del abuso de ellos!

Un beso!!

kayako saeki dijo...

Ke alegria volver a leerte !!!

Me enkanta el nuevo aspekto de tu blog!!!

Yo decido regalar sonrisas.... Y seguro ke me serán recibidas....

besitos

Cien gotas de amor dijo...

Que bueno que volvieras a postear, hoy tus letras al verte me dibujaron una sonrisa =) y ademas te veo muy guapa con esta nueva imagen.

Con respecto a lo que dices en tu post prefiero no rodearme de malos sentimientos pues solo acaban haciendole daño a uno mismo, un besazo

Ħαррy єyєs dijo...

Muy chulo el nuevo diseño!! Yo siempre he tenido k aguantar carros y carretas...Soy una persona hipersensible y me enfado con mucha facilidad, porque ahora entiendo que acepto todos los regalos que me han querido dar...Pero ya ace casi un año, que decidi que no iba aceptar más ese tipo de regalos.

Me gustó mucho!

rosquilleta dijo...

crak!! no te preocupes. Ni puñetera idea de como fue esa bomba ni como paso, pero conociendote, seguro que sabras amortiguar la onda expansiva.
Un cálido abracete.

KI dijo...

Yo decido devolver el regalo amablemente y empaquetado :P

Besos Lobo atento! :)

Diosaoasis dijo...

Buena lección si me has dado pero sin embargo a veces puede ser dificil de cumplir.
Saluditos la verdad que siento que estoy en otro blog tuyo.
Nos vemos.

Ħαррy єyєs dijo...

Gracias wapa!!

deva dijo...

Hola amiga,cuanto tiempo y como me alegra,espero que el cambio sea para mejor,por lo pronto el blog me gusta mucho.
Cuantos regalos aceptamos a veces de esos por mostrarnos dudosos acerca de nosotros mismos.
Gracias por tus maravillosos cuentos,siempre es un gusto aprender cositas contigo.
Un abrazo

Cien gotas de amor dijo...

Pase a saludarte, que pases un bello dia, yo pendiente de tu proximo post, cuando puedas y te apetezca, cariños

Diosaoasis dijo...

Pase a saludarte nos vemos.

Lobo Atento dijo...

:) Gracias a todos.
Me alegra saber que seguis aqui.

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

ehhhhhhhhhh que de mi no te escapas jajaja espero que estes bien yo me mude entre comillas jaja espero que vengas a verme www.lalocadelosgatos.es un abrazo

Lobo Atento dijo...

jaja. Saludos. Ahora mismo me paso.

Ŧirє dijo...

bueno...decido intentar hacerle caso a este precioso cuento....
otra cosa es que lo consiga...es bien dificil volverte impermeable....



un abrazo lobo atento....el blog es una autentica hermosura.....
quedó lindisimo...¡¡¡¡

victoria dijo...

Gracias amiga por escontrar este blog donde cuentas cuentos para reflexionar,blog lleno de amor ,cariño y amistad de verdad...besos Victoria

Follow by Email