22 de diciembre de 2009

Uno crece...

Una tras otra decepción, pero no es excusa para abandonar, para continuar mi camino. No importa los desplantes que te hagan, no importa si la vida se pone un poco más dura. A veces es necesario, para continuar creciendo y para seguir aprendiendo.
Hoy no es un día bonito, una de aquellas personas que deberían de estar a mi lado... me ha dejado de lado... una vez más.
No importa, seguiré mi camino. No dejaré que esta herida me sangre mucho, no llevaré esta cruz a cuestas, no se todavía como, pero voy a salir adelante.


¿Y tú? ¿Cuando fue la última vez que crecistes?

30 de noviembre de 2009

La verdad en el pozo

Debemos de aceptar que no somos dueños de la verdad, nadie tiene el monopolio de la verdad, deberemos aceptar y escuchar la verdad de otros. Como dice Jorge Bucay "Aceptemos pues que nadie tiene la verdad, en todo caso poseemos, y por momentos, pequeños retazos de ella, reflejos de una verdad mayor que nos ilumina a todos".
Lo mejor... Lo mejor será explicarlo con este cuento.

Cuenta un viejo cuento tradicional que había una vez un hombre que buscaba la verdad. Le habían dicho que la verdad era una luz radiante, que iluminaba hasta el más oscuro de los rincones de la ignorancia.

El hombre buscó y buscó la tal luz y al no hallarla, se apresuró a empezar a decir que la verdad no existía.

Una noche muy clara, cuando bajó a su aljibe por agua, vio en lo profundo el brillo de un círculo enorme reflejado en el fondo del pozo.

-Es la verdad -pensó-, existe y la tengo yo en el jardín de mi casa.

Henchido de orgullo y vanidad, salió a gritar por el pueblo, que tenía la verdad brillando en el fondo de su pozo de agua.

Muchos se burlaron de él y el hombre los trató con desprecio.

Estos son como yo era -pensó-, no creen en la verdad porque nunca la han encontrado.

Otros simplemente no le creyeron.

Escépticos -les gritó-.

Y unos pocos le escucharon con atención y le dijeron que ellos también tenían la verdad en su aljibe.

Estos últimos lo irritaron un poco. Pensó al principio que eran pobres ingenuos que creían tener la verdad pero que no la tenían ciertamente; sin embargo después de ir a la casa de algunos, los más amigos, comprobó que la luz de sus pozos, era por lo menos, tan radiante como la del suyo.

Hay muchas verdades -concluyó-. Cada uno tiene la propia y todas irradian su propio resplandor.

Un día al visitar el pozo para dejar que la verdad iluminara su rostro, miró en el fondo y no encontró el brillante círculo luminoso.

El no lo entendió en un primer momento, pero el viento soplaba muy fuerte esa noche y el agua agitada dentro del pozo no llegaba a reflejar la luz de la luna, que a pesar de todo brillaba radiante en el cielo.

Pensó que la verdad lo había abandonado y se sientió triste y desesperanzado.

En un retorno a lo divino alzó los ojos llorosos al cielo… y la vio. Entonces comprendió. La luz de su aljibe no venía desde dentro. La suya y la de otros, eran el reflejo de la luna en el firmamento, espejada dentro de cada pozo.

¡Saludos a todos!

11 de noviembre de 2009

Antes que el telón baje

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos...
Por eso, canta, ríe, baila, llora
y vive intensamente cada momento de tu vida...
...antes que el telón baje
y la obra termine sin aplausos...

¡Hey, hey, sonríe!
más no te escondas detrás de esa sonrisa...
Muestra aquello que eres, sin miedo.
Existen personas que sueñan
con tu sonrisa, así como yo.
¡Vive! ¡Intenta!
La vida no pasa de una tentativa.

¡Ama!
Ama por encima de todo,
ama a todo y a todos.
No cierres los ojos a la suciedad del mundo,
no ignores el hambre.
Olvida la bomba,
pero antes haz algo para combatirla,
aunque no te sientas capaz.

¡Busca!
Busca lo que hay de bueno en todo y todos.
No hagas de los defectos una distancia,
y si, una aproximación.

¡Acepta!
La vida, las personas,
haz de ellas tu razón de vivir.

¡Entiende!
Entiende a las personas que piensan diferente a ti,
no las repruebes.

¡Eh! Mira...
Mira a tu espalda, cuantos amigos...
¿Ya hiciste a alguien feliz hoy?
¿O hiciste sufrir a alguien con tu egoísmo?

¡Eh! No corras...
¿Para que tanta prisa?
Corre apenas dentro tuyo.

¡Sueña!
Pero no perjudiques a nadie y
no transformes tu sueño en fuga.

¡Cree! ¡Espera!
Siempre habrá una salida,
siempre brillará una estrella.

¡Llora! ¡Lucha!
Haz aquello que te gusta,
siente lo que hay dentro de ti.

Oye...
Escucha lo que las otras personas
tienen que decir, es importante.

Sube...
Haz de los obstáculos escalones
para aquello que quieres alcanzar.
Mas no te olvides de aquellos
que no consiguieron subir
en la escalera de la vida.

¡Descubre!
Descubre aquello que es bueno dentro tuyo.
Procura por encima de todo ser gente,
yo también voy a intentar.

¡Hey! Tú...
ahora ve en paz.
Yo preciso decirte que... TE ADORO,
simplemente porque existes.

Charles Chaplin

Dedicado a ti, porque aun no ha bajado nuestro telón. ¡Vive! y hagamos que nuetra vida termine con aplausos.

26 de octubre de 2009

Noche de Halloween

La festividad de Halloween se remonta hace más de tres mil años.
Los celtas celebraban el día de Samhain al final de la temporada de las cosechas y dando paso a la que entonces se conocía como la estación oscura. Era considerada como el Año Nuevo Celta y era, por lo tanto, una fiesta de transición de un año a otro y como la apertura a otro mundo.

Los druidas celebraban las festividades de Samhain, con una serie de festividades que duraban un semana, finalizando con la fiesta de los espíritus, después de la cual, se iniciaba un nuevo año. Se dice que los espíritus de los ancestros venían en esa fecha a visitar sus antiguos hogares.

Al anochecer de cada 31 de octubre, la costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano. En la noche de Samhain los vivos y los muertos podían comunicarse. Las barreras que los separaban desaparecían en aquel momento mágico. Los espíritus de los antepasados podían aconsejar a los vivos sobre el futuro, pero también se convocaban a los espíritus maléficos. Por eso, los druidas ordenaban encender hogueras y ahuyentar a los malos espíritus.

En el siglo XV en Francia, después de una de las grandes peste que sufrió la población, los franceses tomaron la costumbre de disfrazarse y adornar sus casas, para que los espíritus los confundieran con "muertos" y les dejaran en paz, o simplemente para ahuyentarlos.

¡¡FELIZ HALLOWEEN!!

18 de septiembre de 2009

¿Dónde está la felicidad?

Al principio de los tiempos se reunieron varios demonios para hacer una travesura.

Uno propuso:
-Tendríamos que robar algo a los hombres. El problema es: ¿qué les robamos?.

Tras pensarlo mucho, uno dijo:

-¡Ya lo sé! Les robaremos la felicidad. Pero el problema está en dónde esconderla para que no la puedan recuperar....
Uno opinó:

- Podríamos esconderla en la cumbre de la montaña más alta.

Pero inmediatamente, otro replicó:

- No, recuerda que tienen fuerza. Alguna vez alguien puede subir y encontrarla. Si uno la encuentra, enseguida todos sabrán dónde está....

Inmediatamente otro propuso:

- Vamos a esconderla en el fondo del mar....

Pero acto seguido le replicaron:

- No, recuerda que son curiosos. Alguna vez alguien llegará a construir un aparato para poder bajar y la podrá encontrar....

Y todavía otro dijo.

- Escondámosla en un planeta bien alejado de la Tierra.

Y le respondieron todos:

- No, recuerda que son inteligentes, y cualquier día habrá alguien que construirá una nave que pueda viajar y descubrirla. Y entonces, todos tendrán la felicidad...

El último de ellos era un demonio que hasta aquel momento había estado callado escuchando atentamente cada una de las propuestas de los otros. Tras hacer un análisis de cada una, propuso:

- Creo saber dónde ponerla para que realmente nadie nunca la encuentre.

Los demás, sorprendidos, le dijeron a coro:

- ¿Dónde?

El demonio respondió:

- La esconderemos dentro de ellos mismos. Estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán.

Todos reconocieron que tenía razón y estuvieron de acuerdo. Y, desde entonces, ha sido así.
La felicidad esta dentro de tí
El hombre se pasa la vida buscando la felicidad por todas partes sin darse cuenta que la lleva escondida dentro de sí mismo.
Una vez, alguien me dijo: "No busques pilares fuera, no te apoyes en ellos, porque si ese pilar se va te quedarás cojeando. Lo único que necesitas para ser feliz, lo llevas dentro de ti"

14 de septiembre de 2009

Gracias a todos

Espero que me disculpen por este post tan tardío.
Suelo cumplir con estas cadenas. Y no piensen que ha sido por no querer agradecérselo, ha sido por falta de tiempo... aunque eso me temo que no es excusa.
De todas formas... Gracias a todos!!


GRACIAS PITUSA
Pd: Enhorabuena por ese premio del "Blog del día"

Gracias a todos, de verdad.
Y estos premios son para todos vosotros: Fire, Pitusa, Mirloniger, Fugaz, Lulú, Nerim, Bastet, Ki, Ivana, Naia, Mia, Natacha, Diosaoasis, Indra, Deva, Isabel, kayako, delaRosa... y también a la gente de la tribu. Disculpas si me dejo alguno... En definitiva, quiero premiar a todos lo que he conocido por este mundo y habeis estado leyendo y siguiendo este blog.
Y no pienses amiga, que te dejo olvidada, estos premios van para ti también Nerina, GRACIAS por tanto.

8 de septiembre de 2009

Las alas son para volar

Y cuando se hizo grande, su padre le dijo:
- Hijo mío, no todos nacen con alas. Y si bien es cierto que no tienes obligación de volar, me parece que sería penoso que te limitaras a caminar, teniendo las alas que el buen Dios te ha dado.

- Pero yo no sé volar - contestó el hijo.
- Es verdad... - dijo el padre y caminando lo llevó hasta el borde del abismo en la montaña.
- Ves, hijo, este es el vacío. Cuando quieras volar vas a pararte aquí, vas a tomar aire, vas a saltar al abismo y extendiendo las alas, volarás.

El hijo dudó:
- ¿Y si me caigo?
- Aunque te caigas no morirás, sólo algunos machucones que te harán más fuerte para el siguiente intento - contestó el padre.

El hijo volvió al pueblo, a sus amigos, a sus pares, a sus compañeros con los que había caminado toda su vida. Los más pequeños de mente le dijeron:
- ¿Estás loco? ¿Para qué? Tu viejo está medio zafado... ¿Qué vas a buscar volando? ¿Por qué no te dejas de pavadas? ¿Quién necesita volar?

Los más amigos le aconsejaron:
- ¿Y si fuera cierto? ¿No será peligroso? ¿Por qué no empiezas despacio? Prueba tirarte desde una escalera o desde la copa de un árbol, pero... ¿desde la cima?

El joven escuchó el consejo de quienes lo querían. Subió a la copa de un árbol y, con coraje, saltó... Desplegó las alas, las agitó en el aire con todas sus fuerzas pero igual se precipitó a tierra...

Con un gran chichón en la frente, se cruzó con su padre:
- ¡Me mentiste! No puedo volar. Probé y ¡mira el golpe que me di! No soy como tú. Mis alas sólo son de adorno.
- Hijo mío - dijo el padre - Para volar, hay que crear el espacio de aire libre necesario para que las alas se desplieguen. Es como para tirarse en un paracaídas, necesitas cierta altura antes de saltar.


Para volar hay que empezar corriendo riesgos.
Si no quieres, quizás lo mejor sea resignarse y seguir caminando para siempre.

J.Bucay


Otro de mis cuentos favoritos. Supongo que será por el valor que nos transmite a seguir hacia delante y cumplir nuestros sueños.

Siempre me quede con el título del cuento "Las alas son para volar" , y he andado repitiendome en mi cabeza esa frase, una y otra, una y otra vez... hasta hacerla mía.
Y llegó, el día por fin llegó... estaba dispuesta, estaba preparada... era el momento de echar a volar... y llegó... también llegó... el chichón en la cabeza.

Pues no basta con tener alas, debes tener cierta altura, tener espacio... en definitiva, un buen terreno para volar.
Todavía mi terreno no esta listo, pero aun así, seguiré asumiendo los riesgos, con las esperanza de que algún día, pueda volar.
Pues sería una lástima, desaprovechar estas alas.
¡Saludos a todos!
Ya estoy de vuelta.

12 de julio de 2009

Contemplando el jardín ajeno

"Da al tonto mil inteligencias y sólo querrá la suya", dice un proverbio árabe.
Comenzamos a plantar el jardín de nuestra vida y, cuando miramos al lado, reparamos en que el vecino está ahí, espiando.

Él es incapaz de hacer nada, pero le gusta ofrecer ocurrencias disparatadas sobre cómo sembramos nuestras acciones, plantamos nuestros pensamientos, regamos nuestras conquistas.

Si prestamos atención a lo que él dice, acabamos trabajando para él y el jardín de nuestra vida será idea del vecino. Acabaremos olvidando la tierra cultivada con tanto sudor, fertilizada por tantas bendiciones. Olvidaremos que cada centímetro de tierra tiene sus misterios y sólo la paciente mano del jardinero puede descifrarlos.
No vamos a prestar atención al sol, a la lluvia y a las estaciones... para centrarnos sólo en esa cabeza que nos espía por encima de la cerca.
El tonto al que encanta ofrecernos opiniones disparatadas sobre nuestro jardín nunca cuida sus plantas.
Hubo un tiempo en que muchas personas se acercaron a mi para darme sus consejos, para decirme como debía hacer las cosas, me intentaron cambiar, manipular.
Todos venían con la intención de ayudarme, pero muy pocos venían con la intención de respetar mis propias decisiones.

Es difícil contentar a todo el mundo, de hecho es todavía más difícil, cuando todos se creían con la verdad indiscutible, y por supuesto, nunca coincidía.
Si uno me decía "café" por la tarde, por la noche otro me decía "leche".
Intenté hacer café con leche, pero así no contentaba a nadie, ni siquiera a mi misma, que soy más de "Colacao".

Y escuché de todo. Desde las ideas y consejos más sabios, hasta lo más disparatados, envueltos de una gran seriedad, pero ¡Qué leches!¡Disparatados!

En fin, el resultado al que llegué fué, hacer las cosas como una piense que debe hacerlas y estar contenta con lo que hace. Y así al menos, si te vas, tendrás la conciencia tranquila de que las cosas las hicistes lo mejor que pudistes.

No digo que no se deba escuchar, al contrario, digo que después de escuchar, tengas las absoluta certeza de que lo que vas a hacer es realmente lo que quieres hacer y no por el temor o la presión que ejercen los demás en tu vida.

Suerte con sus jardines, yo ando aquí, atareada con el mío.

¡Saludos!

29 de junio de 2009

El maestro y el alumno

Siento mi tardanza. Como veréis mi blog esta un poco cambiado… mi blog… y mi vida en general. Ni para bien, ni para mal, cambiada.

No tengo mucho tiempo libre, ahora tengo bastantes más responsabilidades y a lo que dedico más tiempo es a 15 locos no tan bajitos.
Ha sido mi primera acampada (la primera como jefa, claro) con algunos de ellos. Ha habido muchas sorpresas para ellos, pero también para mí. Y, por supuesto, muchos momentos de confesiones, lo cual agradezco porque eso significa que confían en mi. Siendo confidente te enteras de muchas cosas, algunas buenas y otras no tan buenas.
Y justo en ese momento de confesiones… para mi sorpresa, salto la bomba.

Nunca os tendríais que haberos enterado de eso, porque son cosas de adultos. Eso tenía que haberse quedado ajeno a vosotros, como tantas otras cosas…

¿Qué podemos hacer? ¿Qué hacemos cuando alguien nos ofende, aposta o sin querer?

Os lo explicaré con este cuento…

Al terminar la clase, ese día de verano, mientras el maestro organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en forma desafiante le dijo:

- Profesor, lo que más me alegra de haber terminado sus clases es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de verle esa cara aburrida.

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado. El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:

- ¿Cuando alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?.

El alumno quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.

- ¡Por supuesto que no!, contestó de nuevo en tono despectivo el muchacho.

- Bueno- prosiguió el profesor. -Cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.

- No entiendo a qué se refiere - dijo el alumno confundido.

- Muy sencillo -replicó el profesor. Tú me estás ofreciendo rabia y desprecio, y, si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo. Y yo, mi amigo, en verdad prefiero obsequiarme mi propia serenidad.

- Muchacho- concluyó el profesor en tono gentil. -Tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa. Yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón, pero de mí sí depende lo que yo cargo en el mío.


Cuando recibimos una ofensa o cuando alguien sin conoceros os ofende, no debéis enfadaros ni sentiros molestos. Pues somos personas libres, somos tan libres que podemos aceptar o no ese regalo que nos ofrecen.

También a mi me han intentado ofender en otras ocasiones, y yo he sido totalmente libre de aceptar la crítica o la ofensa, o dejarla correr y no dar importancia.

Ahora es tu momento, ahora es vuestra oportunidad… y bien, ¿qué decides hacer?


¡Saludos a todos!

21 de mayo de 2009

Compartir nuestra luz

Si pudiera escribir en una lista todas las personas maravillosas que han pasado a lo largo de mi vida, aquellas que me han aportado algo, que me han enseñado, me han hecho darme cuenta o simplemente han dejado huella; creo que más de la mitad de los nombres de toda la lista saldrían de estos últimos años.


Personas con luz propia, que un día, decidieron compartir esa luz conmigo.
A veces me siento en deuda con todas ellas.

Lo bueno de esta lista es que se puede ampliar, pero no se puede borrar nadie. Quien entró se queda para siempre, en mi memoria, en mis recuerdos...

Lince, encontre tu cuento. Siento que no te diga Adiós, pero al menos habla de personas como tú. Espero que te guste. Y sobra decirte, que tú estas en esa lista.


Hu-Song (¡menudo nombre!) filósofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia:
"Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada.

Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea. Pero la luz que daba era tan escasa que aún así no se podía ver nada.

Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia tea y así, compartiendo la llama con todos, la caverna se iluminó".

Uno de los discípulos pregunto a Hu-Song:
- "¿Qué nos enseña, maestro, este relato?"
Y Hu-Song contestó:
- "Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario, la hace crecer."

Y hay personas que tienen esa luz.
Capaces de alumbrar en los lugares más oscuros, de dar calma y serenidad cuando hace falta, y dar calor cuando se necesita.

Saben que su luz puede ayudar y la comparten, con la esperanza de que los demás sigan su ejemplo y enciendan su luz, su propia luz.
Y solo asi, solo asi... se consigue alumbrar el mundo.

Personas como Lince... que hacen que el mundo sea un poco menos oscuro.



Lince:

No me quiero poner muy sentimental, pero si decirte que ha sido un placer estar contigo estos dos últimos años, trabajando codo a codo... y que has estado ahi, como un buen amigo, sobretodo eso. Cuidándome, restando importancia a las cosas serias y haciendome reir y reir. ¡Qué grande eres Lince!
Y si sabes contar... cuenta conmigo. Aqui me tienes.

Gracias Lince por tanta luz y por tan buen trabajo realizado. Vete contento y tranquilo, la máquina gira sola.

Te echaremos de menos (bueno, te echamos ya mucho de menos)


Por qué perder las esperanzas
de volverse a ver.
Por qué perder las esperanzas
si hay tanto querer.
No es más
que un hasta luego,
no es más
que un breve adiós.
Muy pronto junto al fuego
nos reuniremos.



Buena caza y largas lunas te deseamos HG y yo.

23 de abril de 2009

El oso, el zar y el sastre.

Ya estoy de vuelta. Estoy bien, nada me ha pasado.

Me he ido de vacaciones. Y a la vuelta, tenía que hacer las tareas y obligaciones que debería de haber hecho en vacaciones (que no sé porque las llaman vacaciones si me mandan más trabajo que nunca). Así que he estado bastante ocupada, muy ocupada.
Pero ya, ya he terminado con todo lo que tenía pendiente.

Estos días, ando un poco pensativa en lo mucho que ha cambiado mi vida en los últimos años... y en los cambios que todavía están por llegar, pero que han de llegar.
No tengo nada claro de lo que estaré haciendo a partir de Septiembre... Barajo bastantes opciones, pero todavía nada esta claro.
Prefiero no pensarlo mucho y ya lo decidiré en su momento, aún es pronto.
A veces es mejor no hacer planes de futuro porque, como decía en la película de Forrest Gump:
"la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar".
Y es que hasta Septiembre pueden ocurrir tantas cosas...

Esta es la historia de un sastre, un zar y su oso.
Un día el zar descubrió que uno de los botones de su chaqueta preferida se había caído. El zar era caprichoso, autoritario y cruel (como todos los que se enmarañan por demasiado tiempo en el poder), así que, furioso por la ausencia del botón mandó a buscar al sastre y ordenó que a la mañana siguiente fuera decapitado por el hacha del verdugo.

Nadie contradecía al emperador de todas las Rusias, así que la guardia fue hasta la casa del sastre y arrancándolo de entre los brazos de su familia lo llevó a la mazmorra del palacio para esperar allí a su muerte.

Al atardecer, cuando el guarda cárcel le llevó al sastre la última cena, éste meneó la cabeza y musitó:

- Pobre Zar.

El guardia no pudo evitar la carcajada:

- ¿Pobre del Zar? Pobre de tí. Tu cabeza quedará bastante lejos de tu cuerpo mañana mismo.

- Tú no entiendes- dijo el sastre-¿qué es lo más importante para nuestro zar?.

- ¿Lo más importante?, contestó el guardia. No sé... su pueblo.

- No seas estúpido. Digo algo realmente importante para él.

- ¿Su esposa?

- ¡Más importante!

- ¡Los diamantes!, creyó adivinar el carcelero.

- ¿Qué es lo que más le importa al zar en el mundo?

- ¡Ya sé!... su oso.

- Eso. Su oso.

- ¿Y?

- Mañana, cuando el verdugo termine conmigo, el zar perderá su única oportunidad para conseguir que su oso hable.

- ¿Tú eres entrenador de osos?.

- Un viejo secreto familiar..., dijo el sastre- pobre Zar...

Deseoso de ganarse los favores del zar, el pobre guardia corrió a contarle al soberano su descubrimiento. El zar estaba encantado. Mandó a buscar inmediatamente al sastre y cuando lo tuvo frente a sí le ordenó:

- ¡Enséñale a mi oso nuestro lenguaje!

El sastre bajó la cabeza y dijo:

- Me encantaría complacerte ilustrísima, pero enseñar a hablar a un oso es una tarea árdua y lleva tiempo... y, lamentablemente, tiempo es lo que menos tengo.

- ¿Cuánto tiempo llevaría el aprendizaje?, preguntó el zar.

- Depende de la inteligencia del oso...

- ¡El oso es muy inteligente!-interrumpió el zar. De hecho es el oso más inteligente de todos los osos de Rusia.

-Bien, si el oso es inteligente... y siente deseos de aprender... yo creo... que el aprendizaje duraría... duraría... no menos de... DOS AÑOS.

El zar pensó un momento y luego ordenó:

- Bien, tu pena será suspendida por dos años, mientras tú entrenas al oso. ¡Mañana empezarás!

- Alteza- dijo el sastre- si tú mandas al verdugo a ocuparse de mi cabeza, mañana estaré muerto, y mi familia se las ingeniará para sobrevivir. Pero si me conmutas la pena, ya no tendré tiempo para dedicarme a tu oso... deberé trabajar de sastre para mantener a mi familia.

- Eso no es problema- dijo el zar. A partir de hoy y durante dos años tú y tu familia estarán bajo la protección real. Serán vestidos alimentados y educados con el dinero del zar y nada que necesiten o deseen les será negado... Pero, eso sí... si dentro de dos años el oso no habla... te arrepentirás de haber pensado en esta propuesta... rogarás haber sido muerto por el verdugo... ¿entiendes, verdad?.

- Sí, alteza.

- Bien... ¡Guardias!- gritó el zar- que lleven al sastre a su casa en el carruaje de la corte, denle dos bolsas de oro, comida y regalos para sus niños. ¡Ya... ¡fuera!. El sastre, en reverencia y caminando hacia atrás, comenzó a retirarse mientras musitaba agradecimientos.

- No olvides- le dijo el zar apuntándolo con el dedo directamente a la frente. Si en dos años el oso no habla...

Cuando todos en la casa lloraban por la pérdida del padre de familia, el sastre apareció en la casa en el carruaje del zar, sonriente, eufórico y con regalos para todos. La esposa del sastre no cabía en su asombro. Su marido que pocas horas antes había sido llevado al calabozo volvía ahora, exitoso, acaudalado y exultante... Cuando estuvieron solos el hombre le contó los hechos.

- Estás LOCO- chilló la mujer-enseñar a hablar al oso del zar. Tú, que ni siquiera has visto un oso de cerca. Estás loco... enseñar a hablar a un oso... Loco, estás loco.

- Calma mujer, calma. Mira, me iban a cortar la cabeza mañana al amanecer, ahora tengo dos años... En dos años pueden pasar tantas cosas...

- En dos años. siguió el sastre-se puede morir el zar, me puedo morir yo... y lo más importante: ¡Puede que hable el Oso!


"La vida es demasiado corta para lamentarnos del pasado o temer al futuro,vivamos en un eterno presente."


¡Saludos a todos!



pd: Lince no me olvido de ti. Estoy buscando un buen cuento, todos se quedan cortos.

28 de marzo de 2009

El leñador tenaz

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; así que un leñador se decidió a hacer buen papel.
El primer día se presentó al capataz, quien le dio un hacha y le designó una zona.

El hombre entusiasmado salió al bosque a talar. En un solo día cortó dieciocho árboles.

— Te felicito – dijo el capataz — sigue así.

Animado por las palabras del capataz, un leñador se decidió a mejorar su propio record; así que esa noche se acostó bien temprano. Por la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo el empeño, no consiguió cortar más que quince árboles.

— Me debo haber cansado – pensó y decidió acostarse con la puesta del sol.

Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron siete, luego cinco y el último día estuvo toda la tarde tratando de cortar su segundo árbol.

Inquieto por lo que pensaría del capataz, un leñador se acercó a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se esforzaba al límite de desfallecer. El capataz le preguntó:
— ¿Cuanto hace que no afilas tu hacha?

— ¿Afilar? No he tenido tiempo de afilarla, he estado muy ocupado cortando árboles.

Siento la espera y desaparecer sin más.
He estado muy ocupada... cortando árboles, y por más que me esforzaba parecía que todo fuese hacía atrás.
Con suerte, decidí darme un respiro y durante ese respiro decidí afilar mi hacha...
En definitiva, y como dice la canción, las cosas se van ordenando solas; y parece que ahora sí (y por fin) todo marcha bien.
Es bueno tomarse un tiempo y reflexionar sobre el rumbo de nuestras vida, sobre si nuestros pasos son los más acertados o dar importancia a esas pequeñas cosas. A veces simplemente, basta con que tu cocotera se ordene y piense de manera coherente. Solucionar los problemas de uno en uno y no todos a la vez (que no somos superhéroes). Y no siempre, pero a veces, la solución es tan fácil, como afilar tu hacha.
¿Y cuanto hace que no afilas tu hacha?
¡Saludos a todos!

12 de marzo de 2009

El Tiempo

Imagínate que existe un banco, que cada mañana abona en tu cuenta la cantidad de 86.400€.

Ese extraño banco, al mismo tiempo, no arrastra tu saldo de un día para otro: cada noche borra de tu cuenta el saldo que no has gastado.

¿Qué harías?... Imagino que retirar todos los días la cantidad que no has gastado, ¿no?

Pues bien: cada uno de nosotros tenemos ese banco:
Su nombre es Tiempo

Cada mañana, ese banco abona en tu cuenta personal 86.400 segundos.
Cada noche ese banco borra de tu cuenta y da como perdida cualquier cantidad de ese saldo que no hayas invertido en algo provechoso.
Ese banco no arrastra saldos de un día a otro.

Cada día te abre una nueva cuenta.

Cada noche elimina los saldos del día.

Si no usas tu saldo durante el día, tú eres el que pierdes.

No puedes dar marcha atrás.

No existen cargos a cuenta del ingreso de mañana: debes vivir el presente con el saldo de hoy.

Por tanto, un buen consejo es que debes invertir tu tiempo de tal manera que consigas lo mejor en salud, felicidad y éxito.

El reloj sigue su marcha... consigue lo máximo en el día.

Para entender el valor de un año, pregúntale a algún estudiante que repitió curso...
Para entender el valor de un mes, pregúntale a una madre que alumbró a un bebe prematuro...
Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de un semanario…
Para entender el valor de una hora, pregúntale a los amantes que esperan para encontrarse...
Para entender el valor de un minuto, pregúntale al viajero que perdió el tren...
Para entender el valor de un segundo, pregúntale a una persona que estuvo a punto de tener un accidente...
Para entender el valor de una milésima de segundo, pregúntale al deportista que ganó una medalla de plata en las olimpiadas…

Atesora cada momento que vivas; y ese tesoro tendrá mucho más valor si lo compartes con alguien especial, lo suficientemente especial como para dedicarle tu tiempo... y recuerda que el tiempo no espera por nadie.

¡Saludos para todos!

Y un besazo muy grande para Naia, por darme ideas.
Espero que te guste este post y que hoy nos enseñes tu sonrisa pese a las desilusiones.

4 de marzo de 2009

El asno, el anciano y el niño

Creo que es uno de los primeros cuentos que me contó mi abuelo, luego más tarde lo escuché varias veces en la escuela.

Este cuento que tantas veces me han contado, dejó de ser un cuento y paso a ser una pequeña parte de mi.

Eran un anciano y un niño que viajaban con un burro de pueblo en pueblo. Puesto que el asno estaba viejo, llegaron a una aldea caminando junto al animal, en vez de montarse en él. Al pasar por la calle principal, un grupo de niños se rió de ellos, gritando:

-¡Mirad qué par de tontos! Tienen un burro y, en lugar de montarlo, van los dos andando a su lado. Por lo menos, el viejo podría subirse al burro.

Entonces el anciano se subió al burro y prosiguieron la marcha. Llegaron a otro pueblo y, al transitar entre las casas, algunas personas se llenaron de indignación cuando vieron al viejo sobre el burro y al niño caminando al lado. Entonces dijeron a viva voz:

-¡Parece mentira! ¡Qué desfachatez! El viejo sentado en el burro y el pobre niño caminando.
Al salir del pueblo, el anciano y el niño intercambiaron sus puestos. Siguieron haciendo camino hasta llegar a otra aldea. Cuando las gentes los vieron, exclamaron escandalizados:
-¡Esto es verdaderamente intolerable! ¿Han visto algo semejante? El muchacho montado en el burro y el pobre anciano caminando a su lado.
-¡Qué vergüenza!


Puestas así las cosas, el viejo y el niño compartieron el burro. El fiel jumento llevaba ahora el cuerpo de ambos sobre su lomo. Cruzaron junto a un grupo de campesinos y éstos comenzaron a vociferar:

-¡Sinvergüenzas! ¿Es que no tienen corazón? ¡Van a reventar al pobre animal!
Estando ya el burro exhausto, y siendo que aún faltaba mucho para llegar a destino, el anciano y el niño optaron entonces por cargar al flaco burro sobre sus hombros. De este modo llegaron al siguiente pueblo. La gente se apiñó alrededor de ellos. Entre las carcajadas, los pueblerinos se mofaban gritando:
-Nunca hemos visto gente tan boba. Tienen un burro y, en lugar de montarse sobre él, lo llevan a cuestas. ¡Esto sí que es bueno! ¡Qué par de tontos!

Es imposible contentar a todo el mundo, a veces sin proponerlo uno acierta y todo el mundo contento, otras veces por mucho que hagas siempre tendrás a alguien disgustado.

Lo importante es que uno este contento con sus acciones, que haga las cosas de corazón y los demás... que digan lo que quieran.

Tampoco digo que no tengas que escuchar a las personas. No, no digo eso. Escucha y piensa sobre lo que te dicen, si es válido para ti, acéptalo y sino, tíralo al primer contenedor que veas.

Pero que siempre seas tú el que decida y que no te importe si alguien no está deacuerdo, pues el mundo tiene muchos colores y muchas maneras de ver las cosas.

28 de febrero de 2009

Un lugar en el bosque

Ha sido una semana de locos (y creo que se aproximan unas cuantas más).
Todos los días me encuentro con una nueva batalla (que por supuesto, no puedo permitirme perder).
Vamos, que no tengo tiempo de aburrirme... Tampoco para pensar, ni para leer, ni para nada... bueno casi nada.
Queria tener tiempo para este post porque va dirigido a una persona muy, muy especial y que estoy segura que su magia va a quedar por muchos años dentro de nosotros.


Esta historia nos cuenta de un famoso rabino jasídico: Baal Shem Tov.
Baal Shem Tov era conocido dentro de su comunidad porque todos decían que él era un hombre tan piadoso, tan bondadoso, tan casto y tan puro que Dios escuchaba sus palabras cuando él hablaba.
Se había hecho una tradición en este pueblo. Todos los que tenían un deseo insatisfecho o necesitaba algo que no habían podido conseguir iban a ver al rabino.

Baal Shem Tov se reunía con ellos una vez por año, en un día especial que él elegía. Y los llevaba a todos juntos a un lugar único, que él conocía, en medio del bosque. Y una vez allí, cuenta la leyenda, que Baal Shem Tov armaba con ramas y hojas un fuego de una manera muy particular y muy hermosa, y entonaba después una oración en voz muy baja... como si fuera para él mismo.
Y dicen...
que a Dios le gustaban tanto esas palabras que Baal Shem Tov decía,

se fascinaba tanto con el fuego armado de esa manera,
quería tanto a esa reunión de gente en ese lugar del bosque...
que no podía resistir el pedido de Baal Shem Tov y concedía los deseos de todas las personas que ahí estaban.
Cuando el rabino murió, la gente se dio cuenta de que nadie sabía las palabras que Baal Shem Tov decía cuando iban todos juntos a pedir algo...
Pero conocían el lugar en el bosque. Sabían cómo armar el fuego.




Una vez al año, siguiendo la tradición de Baal Shem Tov había instituido, todos los que tenían necesidades y deseos insatisfechos se reunían en ese mismo lugar en el bosque, prendían el fuego de la manera en que habían aprendido del viejo rabino, y como no conocían las palabras cantaban cualquier canción o recitaban un salmo, o sólo se miraban y hablaban de cualquier cosa en ese mismo lugar alrededor del fuego.
Y dicen...
que Dios gustaba tanto del fuego encendido,

gustaba tanto de ese lugar en el bosque y de esa gente reunida...
que aunque nadie decía las palabras adecuadas, igual concedía los deseos a todos los que ahí estaban.

El tiempo ha pasado y de generación en generación la sabiduría se ha ido perdiendo...
Y aquí estamos nosotros.
Nosotros no sabemos cuál es el lugar en el bosque.
No sabemos cuáles son las palabras.
Ni siquiera sabemos cómo encender el fuego a la manera que Baal Shem Tov lo hacía...
Sin embargo hay algo que sí sabemos.
Sabemos esta historia,
Sabemos este cuento...

Y dicen...
que Dios adora tanto este cuento...
que le gusta tanto esta historia...
que basta que alguien la cuente...
y que alguien la escuche...
para que Él, complacido,
satisfaga cualquier necesidad
y conceda cualquier deseo
a todos los que están compartiendo este momento...


Ojala, que asi sea...

Las despedidas son irremediables, forman también parte de la vida.
Pero cuando los grandes se van dejan una huella imborrable por muchos años, su magia permanece en ese lugar y en el recuerdo de todo el mundo que los conoció.

Hoy, lamentablemente, es uno de esos dias.
Se nos va una de las grandes, la jefa de la Manada, se nos va Akela. Dejando su magia y su huella por donde ha caminado.

Nada podemos hacer los demás, simplemente darte las gracias por todo el trabajo realizado, por tantos lobatos que has cuidado y educado. Con la esperanza de que algun día decidas regresar.

A mi forma, a mi manera, me despido de mi madrina. Te echaremos de menos.


Te vas de la manada,
buscando un nuevo rastro.
Que tengas buena caza
Adiós, hermana, adiós.


Con ella está el Hermano Gris,
no le quieren dejar ir.
Con ella están los cuatro,
Baloo, Bagheera y Kaa.

Termina aquí tu rastro,
decírselo a la selva.
Que tengas buena caza.
Adiós, hermana, adiós.








Buena caza y largas lunas te deseamos Hermano Gris y yo.

20 de febrero de 2009

El corazón más hermoso

Un día un hombre joven se situó en el centro de un poblado y proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca.
Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en el ni máculas ni rasguños.

Sí, coincidieron todos que era el corazón más hermoso que hubieran visto. Al verse admirado el joven se sintió más orgulloso aún, y con mayor fervor aseguró poseer el corazón más hermoso de todo el vasto lugar.

De pronto un anciano se acercó y dijo:
- ¿Por qué dices eso, si tu corazón no es ni tan, aproximadamente, tan hermoso como el mío?

Sorprendidos, la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos y éstos habían sido reemplazados por otros que no encastraban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares en su derredor. Es más, había lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos.


La mirada de la gente se sobrecogió.
-¿Cómo puede él decir que su corazón es más hermoso?, pensaron.

El joven contempló el corazón del anciano y al ver su estado desgarbado, se echó a reír.

- Debes estar bromeando. Compara tu corazón con el mío... El mío es perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor-dijo.

- Es cierto-dijo el anciano-tu corazón luce perfecto, pero yo jamás me involucraría contigo...

Mira, cada cicatriz representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado. Muchos a su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto.
Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los cuales me alegro, porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos compartido.
Hubo oportunidades, en las cuales entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio. De ahí quedaron los huecos, dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza, que algún día -tal vez- regresen y llenen el vacío que han dejado en mi corazón.

¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?

El joven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas.

Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció. El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo ya viejo y maltrecho y con él tapó la herida abierta del joven. La pieza se amoldó, pero no a la perfección. Al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes.

El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.


Y así es la vida.
Unas veces das sin recibir nada a cambio, otras sin embargo se comparte y otras te dan más de lo que tu les das a ellos. Dar amor es arriesgar.
Por fortuna, yo también tengo un bonito corazón, con sus grietas y sus tiritas, y con trocitos de otras personas.
¿Y tú? ¿Cómo es tu corazón?

18 de febrero de 2009

Gracias Nerim. Gracias Diosaoasis y Reina-Nasty

Hoy traigo unos preciosos regalitos. Gracias, gracias y gracias por estos preciosos premios. Siempre es una alegría recibirlos y por supuesto, que menos que seguir con la cadena.

Muchas gracias a todos.

Quizás no tenga tiempo a pasar a avisaros, ahora mismo ando un poco liada por algunos problemillas que esperemos que pronto se solucionen. Así que por favor leer los premiados y llevaros vuestro premio.
¡Enhorabuena para todos!
Premio a la Actitud



Gracias Diosaoasis, una vez más, por siempre acordarte de este blog.

Gracias Reina-Nasty, por el detalle.

Las reglas dicen que:
1. Se debe colocar el logo en el blog de quien lo recibe o en una entrada.
2. Nominar al menos 10 blogs que muestren actitud y/o gratitud.
3. Enlazar a los nominados en el blog/entrada donde se muestra el logo.
4. Hacerle saber a los nominados que han recibido este premio dejando un comentario en su blog.
5. Compartir el cariño y el enlace de la entrada.


Y ahora van los premiados.... tachannnn!

2. Cajón secreto (Nerim) http://cajonsecreto.blogspot.com/
4. Un pais en la Luna (Natacha) http://unpaisenlaluna.blogspot.com/
5. Filosofando pensamientos (Lulu) http://lulupat140.blogspot.com/
10. Una rosquilla en Palma (Coyote) http://rosquilleta.blogspot.com/


Premio Caminamos juntas


Este premio es un poco especial, ya que solo se le puede dar a chicas (oooh! lo sentimos por los chicos). Muchas gracias Nerim, por este bonito premio.
Las premiadas, en este caso, algunas ya son en la vida real compañeras de rutas.
Enhorabuena para todas.

Interior luminoso y reformado (Isabel) http://interiorluminosoyreformado.blogspot.com/
El rincón del pensamiento (Bastet) http://rincon-pensamiento.blogspot.com/
Poemas de ilusión (Diosaoasis) http://poemati.blogspot.com/
Los pensamientos de Graci http://graci-freaky.blogspot.com/

Gracias a las cinco por caminar conmigo.


Reglas:
Premiar a cinco blogueras.
Avisarles en su blog que pasen a recogerlo por el vuestro y hacer mención al premio enlazando a la persona que os lo ha concedido.

12 de febrero de 2009

El amor

Había una vez un campesino gordo y feo
que se había enamorado (¿como no?)
de una princesa hermosa y rubia...
Un día, la princesa -vaya usted a saber por qué-
dio un beso al gordo y feo campesino...
y, mágicamente,
éste se transformó en un esbelto y apuesto príncipe.
(Por lo menos, así lo veía ella...)
(Por lo menos,así se sentía él..)

Cuentos para pensar de Jorge Bucay

¡Feliz día de los Enamorados!

5 de febrero de 2009

La hoja de la ventana

Ya estamos en Febrero y se acerca el día de los enamorados, he decidido que este mes todos los cuentos trataran sobre los sentimientos.
Porque aunque algunos lo vean cursi, creo que es bonito que se dedique un día al AMOR.
Supongo que depende del planteamiento de cada uno. De este día se ha hecho, un día donde los grandes almacenes se forran y donde solo las parejas pueden disfrutar de él...

A mi, me gusta pasar ese día con los amigos y las personas que quiero.
De hecho para este año tengo programada una salida con algunos de mis amigos, mi hermana, mi madre y por supuesto mi pareja. El sitio es precioso y hacen un homenaje al amor. Precioso para ver, disfrutar, sentir y por supuesto, yo queria estar rodeada de la gente a la que amo... y este año, aunque resulte extraña la mezcla, nos vamos todos juntos.

Os propongo que para este día celebreis el AMOR a lo grande y os rodeis (si es posible claro) de todas las personas a las que quereis.
Para empezar el mes os dejo este cuento maravilloso que escuche por primera vez en boca de Jorge Bucay. Se titula la "Hoja de la ventana":


El AMOR, en mayúsculas. No sólo entre las parejas, sino entre el amor de una madre a un hijo, entre los hermanos, entre los amigos... Esa clase de amor, que ilumina hasta en los lugares más oscuros, que da fuerza, como entre la niña y el pintor.
El gran poder del amor... Como esa hoja que resiste el viento, la nieve, el granizo... resiste. La hoja heroica, la más fuerte de todas.
Lo que quiero decir, es exactamente la frase que dejo Bastet en su blog:

"Habrá muchas guerras, muchas injusticias, muchas catástrofes pero mientras en el corazón de los hombres resida, aunque solo sea, una pequeña chispa de amor, nada ni nadie podrá superarlo".

Meme. Libro "El fuego"

Hola a todos.

Mi amiga Fugaz me ha mandado este Meme.
El premio consiste en el libro "El Fuego" autografiado por su autora: Katherine Neville.
Este libro, que es la segunda parte de la mítica novela “El ocho” lo sorteará ARAQUE el próximo día 14 de febrero, entre todos los participantes, que ya son muchos. El ganador lo recibirá totalmente gratis.


Las reglas para participar son:
1.- Escribir un post anunciando y explicando este concurso, nombrando y linkeando al creador del mismo. Se trata de Araque cuyo blog es Mezclado no agitado.
2.-Elegir a 3 amigos y enviarles un mensaje para que se enteren que fueron elegidos para participar.
3.- Dejar un comentario en el blog de ARAQUE para el control de participantes.

Me he saltado lo de los tres amigos porque desconozco a quien le puede interesar.
Asi que el que quiera el libro "El fuego" autografiado por su autora, que participe y se lleve este Meme para su blog.

22 de enero de 2009

Arreglar el mundo

Cuando era más joven tenía ganas de comerme el mundo. Nada era imposible para mí.

Con el paso del tiempo caes en que solo eres una simple persona. Un granito de arena entre muchos, y que las cosas cuestan mucho de más de como lo habías imaginado.
Un día encontré la respuesta a todas mi dudas...

"Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba sus días en su laboratorio en busca de respuesta para sus dudas.


Cierto día, su hijo de seis años invadió su santuario, decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado.

Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiera entretenerlo.
De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba.

Con unas tijeras, recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta, se lo entregó a su hijo diciendo:

- Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin la ayuda de nadie.

Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así.

Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente:

- Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo.

Al principio el padre no creyó en el niño. Pensó que sería imposible que, a su edad, hubiera conseguido componer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones, con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba completo.

Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible?¿Cómo el niño había sido capaz?

– Hijito, tu no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste?

– Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, ví que del otro lado estaba la figura del hombre. Así, que dí vuelta a los recortes, y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era.
Cuando conseguí arreglar al hombre, dí vuelta a la hoja y ví que había arreglado al mundo."



Y así fue como encontré la respuesta.
De nada sirve que te apuntes a mil voluntariados sin en tu día a día no respetas ni tu entorno ni las personas que te rodean. Si lo único que haces es cultivar el mal. Si en tu trabajo eres el compañero más odioso, injusto y cruel... Así no se conseguirá.
Para ayudar a los demás debes primero empezar contigo mismo. Sé bueno, cordial, bondadoso, solidario... y así, haciendo el bien o no el mal, conseguiremos cambiar el mundo.



¡Saludos a todos!

15 de enero de 2009

Carta de despedida

No disfrutamos.
Somos ciegos, sordos y siempre vamos con prisas... y asi pasa nuestra vida.
Intentamos recorrer el camino de la vida y no nos detenemos en mirar las cosas bellas que tiene.
Estamos aquí de paso, así que disfruta de sus pequeños detalles, aprovecha cada minuto de vida y emplea tu tiempo en las cosas realmente importantes.
Disfruta de la vida.


Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo, y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco y soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate. Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma. Dios mío, si yo tuviera un corazón... Escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos. Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer y hombre de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor. A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse. A un niño le daría alas, pero dejaría que el sólo aprendiese a volar. A los viejos, a mis viejos, les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de ustedes los hombres... He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre. He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo. Gabriel García Marquez. Carta de despedida

10 de enero de 2009

Las tres pipas

Esto sucedió hace muchos años...
La mágica Luna Llena alumbraba el lugar. El jefe de la tribu de los Pies Negros convocó al gran espíritu Manitú y los tambores sonaron.
Ahora ya todos estábamos preparados para escuchar esta vieja leyenda...

Una vez un miembro de la tribu se presentó furioso ante su jefe para informarle que estaba decidido a tomar venganza de un enemigo que lo había ofendido gravemente.
¡Quería ir inmediatamente y matarlo sin piedad!


El jefe lo escuchó atentamente y luego le propuso que fuera a hacer lo que tenía pensado, pero, antes de hacerlo, llenara su pipa de tabaco y la fumara con calma al pie del árbol sagrado del pueblo.

El hombre cargó su pipa y fue a sentarse bajo la copa del gran árbol.

Tardó una hora en terminar la pipa. Luego sacudió las cenizas y decidió volver a hablar con el jefe para decirle que lo había pensado mejor, que era excesivo matar a su enemigo pero que sí le daría una paliza memorable para que nunca se olvidara de la ofensa.

Nuevamente el anciano lo escuchó y aprobó su decisión, pero le ordenó que, ya que había cambiado de parecer, llenara otra vez la pipa y fuera a fumarla al mismo lugar.
También esta vez el hombre cumplió su encargo y gastó media hora meditando.

Después regresó a donde estaba el cacique y le dijo que consideraba excesivo castigar físicamente a su enemigo, pero que iría a echarle en cara su mala acción y le haría pasar vergüenza delante de todos.

Como siempre, fue escuchado con bondad, pero el anciano volvió a ordenarle que repitiera su meditación como lo había hecho las veces anteriores.
El hombre medio molesto pero ya mucho más sereno, se dirigió al árbol centenario y allí sentado fue convirtiendo en humo, su tabaco y su bronca.

Cuando terminó, volvió al jefe y le dijo:

- Pensándolo mejor, veo que la cosa no es para tanto. Iré donde me espera mi agresor para darle un abrazo. Así recuperaré un amigo que seguramente se arrepentirá de lo que ha hecho.

El jefe le regaló dos cargas de tabaco para que fueran a fumar juntos al pie del árbol, diciéndole:

- Eso es precisamente lo que tenía que pedirte, pero no podía decírtelo yo; era necesario darte tiempo para que lo descubrieras tu mismo.

Muchos son los cuentos, refranes, etc. que nos hablan de tomarnos un tiempo antes de actuar. ¡La de malos entendidos y ofensas que nos ahorraríamos!
Acordaros de llevar siempre las tres pipas en el bolsillo.
Nunca se sabe cuando uno las va a necesitar...

8 de enero de 2009

Gracias Laura. Gracias Diosaoasis

Parece que me he portado bien este año y los Reyes Magos me han traido estos preciosos regalitos.

Gracias Laura y gracias Diosaoasis, por estos fantásticos premios.









Y ahora toca lo mejor de todo esto. Seguir con la cadena y premiar a otros blogs por su trabajo.
Y los premiados son.... (redoble de tambor, por favor)

1- Reina-Nasty, por su blog El diario de una Reina, por regalarnos siempre bellos escritos y bonitas imágenes.

2- Isabel, por su blog Interior luminoso y reformado, por mostrarnos su interior, siempre luminoso.

3- El blog de Indra, por su precioso rincón que hace perder la noción del tiempo.

4-Bastet, y su blog El rincón del pensamiento.

5- Liebre Curiosa, que después de algunos meses por fin ha regresado.

6- El precioso blog de Fugaz.

7- Natacha y su genial blog Un país en la Luna. Desde el planeta Tierra te llega este premio.

8- Nerim y su Cajón Secreto.

9- Coyote y su blog Una rosquilla en Palma.

10- Mia y su mágico blog Mialuaf.

11- Mirloniger y su blog Evel-In Estultifera Navis.

12- Lulu y su blog Filosofando pensamientos, un pequeño mimo y espero que se reconforte un poquito tu alma. Todo pasa...

13- Deva y su blog Crisis. Quizás sean malos tiempos para la lírica pero buenos para los premios.

Y los últimos y no menos importantes....

14- Laura, con su blog Cien gotas de Amor.

15- Diosaoasias, con su blog Poemas de Ilusión.

¡Mil gracias a las dos!


Reglas:
1- Aceptar, hacer que el Logo sea visible, respetar las reglas.
2- Hacer un link al Blog que te ha premiado.
3- Premiar otros 15 blog y avisarles.

3 de enero de 2009

Una situación tensa

Un día, mientras caminaba a través de la selva, un hombre se topó con un feroz tigre.
Corrió, pero pronto llegó al borde de un acantilado. Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgando sobre el fatal precipicio.
Mientras estaba ahí colgado, dos ratones aparecieron por un agujero en el acantilado y empezaron a roer la parra.
De pronto, vio un racimo de frutillas en la parra.
Las arrancó y se las llevó a la boca...
¡Estaban increíblemente deliciosas!

Lo que importa no es lo que ha sucedido o lo que va a suceder. Sino lo que esta pasando ahora, así que vívelo intensamente.

"El pasado no podemos cambiarlo,
ya no existe.
El futuro es un misterio.
Pero el HOY debemos aprovecharlo,
porque es un regalo.
Por esa razón,
se le llama presente ..."

Follow by Email